Apocalipsis Zombie: Día 1 (parte 2)

  • – …?

    – ¿Draco? ¿Te has enterado? ¿Estás bien?

    – …

    – ¿Cómo? ¿Pero que cojones ha pasado?

  • – …

  • -Oh…Lo siento, pero sabes que era lo mejor… En fin, ¿qué piensas hacer ahora? ¿Tienes plan de escape o algo?
  • – …
  • -Yo he quedado con Tall para subir a su casa de la sierra. Esa casa es la mejor opción. Es fácilemente defendible, apenas hay gente por allí, por lo que la infección tardará en llegar y hay dos supermercados cerca para conseguir comida y agua hasta que nos hagamos autosuficientes… Si quieres venirte…

  • – …
  • – Pero es un piso y hay mucha gente allí… Lo de la armería está bien, pero…

    – …

  • -Bueno… Si quieres te doy la dirección de la casa, por si cambiáis de opinión…

  • – … 

  • – Ok, te la mando por SMS. Ten muchísimo cuidado.

  • – …
  • – Jajajaja… Pero no digas adiós. Seguro que nos volveremos a ver. Pero, también fue un placer conocerte.

  • – …

  • – Hasta siempre.

  • (Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii)

     

    Me ha hablado de una armería debajo de la casa de Sara y Matías, pero no me quedo tranquila. En fin, no hay nada que yo pueda hacer.

    Al fin llega el metro. Nos metemos todos como sardinas a presión. Seguro que alguno acaba muriendo asfixiado, pero yo no estoy dispuesta a acabar así, así que le digo a mi hermano que apoye las manos en la pared y empuje todo lo que pueda. 

    El trayecto se hace eterno, la gente que se aglomera en los vagones sigue intentando entrar, pero no cabe ni un triste alfiler. 

    (”Próxima parada, Diego de león. Correspondencia con líneas cuatro y cinco”)

    ¡Mierda! ¡Que es la siguiente! Abrazando la mochila me abro paso a empujones, sin mirar a quien estoy dando. En el último segundo conseguimos salir al anden, que está medio vacío… 

    Subimos al punto donde hemos quedado y allí están, Arryn y su hermano. Les abrazo en un impulso y casi les asfixio.

    – Eh, cuidado. Que el apocalipsis acaba de empezar y sólo he matado dos zombies.

    – ¿Dos? Yo aún no he matado ninguno…

    – ¿No?- pregunta Arryn, mirando por encima de mi hombro-. Pues creo que ahora vas a tener tu oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s